lunes, 6 de agosto de 2012

VERDADES


Como he dicho antes, no me gusta caer en la “mala onda” y la desacreditación de otras iglesias, pero hay momentos en que es necesaria la aclaración y manifestación.

Desde hace mucho tiempo veo que por toda mi ciudad, Temuco (y también en otras comunas del país), está lleno de estos afiches (en la imagen de más abajo) que sentencian algo muy importante y con lo que estoy completamente de acuerdo, vale decir: “Vuélvete a Cristo”.
¡Qué bien que existan iniciativas de evangelización como esta! Pero la verdad es que me desilusiona mucho leer lo que aparece a modo de subtítulo.

Dice que para salvar tu alma, existen las siguientes tres verdades, en este orden:

1.- Reconoce que has pecado
2.- Sin embargo, Dios te ama
3.- Ahora debes crecer y perseverar en las enseñanzas de Cristo

Tras estas verdades subyace un concepto de persona bastante triste para algunos de nuestros hermanos protestantes: “el hombre es malo, es pecador” o más fuerte aún, como acostumbran a decirlo ellos, “usted es malo, usted ha pecado”. Desde esa verdad pareciera que surgen todas las otras y, aunque estoy de acuerdo con la tercera verdad y su lugar en la lista, me atribula pensar en el orden de la primera y segunda.

Junto con mis amigos Arturo y Ricardo comentábamos esto hace algunas semanas y llegábamos a una conclusión muy clara y que subyace al concepto de persona que tenemos los católicos: ¡La primera verdad es que Dios nos ama! Él nos creó por Amor y por eso somos quienes somos. ¡Somos perfectos! ¡Fuimos creados a Su imagen y semejanza y por lo tanto somos maravillosos y, sobre todo, somos buenos!

Más grave aún, me es lógico pensar en la posibilidad de que la causa de la explosiva adhesión a las iglesias protestantes en estos últimos años sea directamente proporcional al aumento de la tasa de personas con baja autoestima y con depresión en nuestro país.

¡La primera verdad es el amor de Dios! ¡Él nos amó primero! (1Jn 4, 19)


2 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo con lo que escribes. creo que el mensaje más importante no se anuncia como es debido. Y es que Dios nos ama primero, independiente de l9o bueno o malo que seamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Mento+
      Un gran abrazo para ti también

      Eliminar